jueves, 22 de octubre de 2015

EL SALMO DE LO ETERNO


“EL SALMO DE LO ETERNO”
Por GOETHE

¡Ningún ser puede caer en la nada!... La esencia eterna vive y obra perennemente en todo. Enlázate pues jubiloso a la existencia. La vida es eterna e inquebrantables leyes protegen a los tesoros vivos que el universo crea.
La verdad esta revelada desde hace largo tiempo por la serie interna de espíritus magnos. ¡Consagrantes, pues, a la verdad! HIJO de la tierra, rinde acción de gracias a la sabiduría que ha trazado su círculo alrededor del sol, y que prescribe su ruta a la hija del sol, la tierra en que evolucionamos.
Torna luego tu mirada hacia ti mismo: en las profundidades de tu ser encontrarás un guía, al cual todo noble espíritu se confía sin reservas . Ninguna ley puede faltarte allí, pues la conciencia libre, es el sol de tu día moral.
Los sentidos son también un guía. Si tu inteligencia está despierta, no te mostrará errores. Con ágil mirada observa gozoso, y con paso seguro y modesto, marcha a través de las llanuras de este mundo lleno de ricos dones.
Que tu alegría sea moderada en la abundancia y la bendición: que la razón esté presente, cuando en la vida goces de la vida. ¡Así el pasado deja de ser efímero; así el porvenires un viviente anticipo; así el presente es la eternidad .
Y cuando formes tu espíritu en este molde: y cuando 'te penetres de que sólo es verdad lo que  fecundiza tu espíritu, entonces observa el curso general del mundo, y asóciate a la evolución, que en él se realiza .
En todos los tiempos, el filósofo y el poeta han preferido trabajar silenciosamente en las creaciones de su mente. Esa será tu dicha, la más envidiable. Gozarás de antemano de los sublimes senti­mientos que llenarán un día las intimidades de tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario